26 porque el SEÑOR será tu confianza, y él guardará tu pie para que no seas tomado