3 Misericordia y verdad no te desamparen; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón