5 Fíate del SEÑOR de todo tu corazón, y no estribes en tu propia prudencia