7 No seas sabio en tu propia opinión; teme al SEÑOR, y apártate del mal