20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la ajena, y abrazarás el seno de la extraña