8 Aleja de ella tu camino, y no te acerques a la puerta de su casa