29 Así el que entrare a la mujer de su prójimo; no será sin culpa cualquiera que la tocare