32 Mas el que comete adulterio con la mujer, es falto de corazón; corrompe su alma el que tal hace