2 En ninguna manera. Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él