10 Y ahora, reyes, entended; admitid castigo, jueces de la tierra