25 Porque nuestra alma se ha agobiado hasta el polvo; nuestro vientre está pegado con la tierra