6 Y dije: ¡Quién me diera alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría