19 Mas ciertamente me oyó Dios; atendió a la voz de mi oración