20 Bendito Dios, que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia