9 El es el que puso nuestra alma en vida, y no permitió que nuestros pies resbalaran