9 Abundante lluvia esparciste, oh Dios, a tu heredad; y cuando se cansó, tú la recreaste