23 Mis labios se alegrarán cuando cantare alabanzas a ti; y mi alma, a la cual rescataste