8 Desde los cielos hiciste oír juicio; la tierra tuvo temor y quedó quieta