6 Por tu reprensión, oh Dios de Jacob, el carro y el caballo fueron adormecidos