4 Tenías los párpados de mis ojos abiertos; estaba yo quebrantado, y no hablaba