8 Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, ni hay otro que haga tus obras