3 Porque mi alma está harta de males, y mi vida llega al Seol