5 A tu pueblo, oh SEÑOR, quebrantan, y a tu heredad afligen