1 Pero tú, habla lo que conviene a la sana doctrina