30 Esa es la razón por la que muchos de ustedes son débiles y están enfermos y algunos incluso han muerto.