56 Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder.