54 Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán,
se cumplirá la siguiente Escritura:
«La muerte es devorada en victoria.