22 Si alguien no ama al Señor, tal persona es maldita. Señor nuestro, ¡ven!