16 Pues,
«¿Quién puede conocer los pensamientos del Señor
?
¿Quién sabe lo suficiente para enseñarle a él?”
.
Pero nosotros entendemos estas cosas porque tenemos la mente de Cristo.