1 Pablo y Apolos, siervos de Cristo
Amados hermanos, cuando estuve con ustedes, no pude hablarles como lo haría con personas espirituales.
Tuve que hablarles como si pertenecieran a este mundo o como si fueran niños en la vida cristiana.