20 Y también:
«El Señor
conoce los pensamientos de los sabios,
sabe que no valen nada»
.