5 Entonces deben expulsar a ese hombre y entregárselo a Satanás, para que su naturaleza pecaminosa sea destruida
y él mismo
sea salvo el día que el Señor vuelva.