3 Aunque no estoy con ustedes en persona, sí lo estoy en el Espíritu;
y como si estuviera ahí, ya emití mi juicio sobre ese hombre