20 Cada uno debería permanecer tal como estaba cuando Dios lo llamó.