38 Así que el que se casa con su prometida hace bien, y el que no se casa hace aún mejor.