12 Él es quien edificará una casa —un templo— para mí, y afirmaré su trono para siempre.