19 Sabemos que somos hijos de Dios y que el mundo que nos rodea está controlado por el maligno.