3 “¡Tu plata y tu oro son míos, igual que tus esposas y tus mejores hijos!”».