35 Un profeta condena a Acab
Mientras tanto, el Señor
le ordenó a un miembro del grupo de profetas que le dijera a otro: «¡Golpéame!»; pero el hombre se negó a golpearlo.