41 Enseguida el profeta se quitó la venda de los ojos, y el rey lo reconoció como uno de los profetas.