21 hasta que finalmente un espíritu se acercó al Señor
y dijo: “¡Yo puedo hacerlo!”.