4 Sin embargo, ahora el Señor
mi Dios me ha dado paz en todo el territorio; no tengo enemigos, y todo marcha bien.