30 Entonces Elías llamó a la gente: «¡Vengan acá!». Así que todos se juntaron a su alrededor, mientras él reparaba el altar del Señor
que estaba derrumbado.
31 Tomó doce piedras, una para representar a cada tribu de Israel
32 y usó las piedras para reconstruir el altar en el nombre del Señor
. Luego cavó una zanja alrededor del altar con capacidad suficiente para doce litros de agua.
33 Apiló la leña sobre el altar, cortó el toro en pedazos y puso los pedazos sobre la madera.
Luego dijo: «Llenen cuatro jarras grandes con agua y echen el agua sobre la ofrenda y la leña».
34 Una vez que lo hicieron, les dijo: «¡Háganlo de nuevo!». Cuando terminaron, les dijo: «¡Háganlo por tercera vez!». Así que hicieron lo que les dijo,
35 y el agua corría alrededor del altar, tanto que hasta colmó la zanja.
36 A la hora que suele hacerse el sacrificio vespertino, el profeta Elías caminó hacia el altar y oró: «Oh Señor
, Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob,
demuestra hoy que tú eres Dios en Israel y que yo soy tu siervo; demuestra que yo he hecho todo esto por orden tuya.
37 ¡Oh Señor
, respóndeme! Respóndeme para que este pueblo sepa que tú, oh Señor
, eres Dios y que tú los has hecho volver a ti».
38 Al instante, el fuego del Señor
cayó desde el cielo y consumió el toro, la leña, las piedras y el polvo. ¡Hasta lamió toda el agua de la zanja!
39 Cuando la gente vio esto, todos cayeron rostro en tierra y exclamaron: «¡El Señor
, él es Dios! ¡Sí, el Señor
es Dios!».
40 Entonces Elías ordenó: «Atrapen a todos los profetas de Baal. ¡No dejen que escape ninguno!».
Entonces los agarraron a todos, y Elías los llevó al valle de Cisón y allí los mató.