24 ¡Basta, hijos míos! Los comentarios que escucho del pueblo del Señor
no son buenos.