23 Y que el Señor
nos haga cumplir las promesas que nos hicimos el uno al otro, porque él fue testigo de ellas.