41 En cuanto se fue el niño, David salió de su escondite cerca del montón de piedras
y se inclinó ante Jonatán tres veces, rostro en tierra. Mientras se abrazaban y se despedían, los dos lloraban, especialmente David.