21 —¡Que el Señor
los bendiga! —les dijo Saúl—. ¡Por fin alguien se preocupa por mí!