10 Este mismo día puede ver con sus propios ojos que no es verdad. Pues el Señor
lo puso a mi merced allí en la cueva, y algunos de mis hombres me dijeron que lo matara, pero yo le perdoné la vida. Pues dije: “Nunca le haré daño al rey; él es el ungido del Señor
”.