10 Es por eso que trabajamos con esmero y seguimos luchando,
porque nuestra esperanza está puesta en el Dios viviente, quien es el Salvador de toda la humanidad y, en especial, de todos los creyentes.