3 Pues nos vestiremos con un cuerpo celestial; no seremos espíritus sin cuerpo.